Hay dos días en los que nunca pienso: ayer y mañana.

miércoles, 28 de julio de 2010

6 años disfrazados de algo más que cariño hacia ti se han convertido hoy en amor. En amor que estuvo y estará. Amor de amistad. El romper el silencio de todo ese tiempo me ha hecho abrir los ojos y pensar. Te quiero y te querré. Por haber sido mi amigo, por haberme hecho reír, pasarlo bien, disfrutar del juego en equipo e infinidad de cosas más.

Nunca es tarde para darse cuenta de nada, ¿no? La persona indicada quizás está tan cerca que ni siquiera la puedo ver. O quién sabe... quizás aún no sabemos ni de la existencia el uno del otro.

3 comentarios:

  1. tia , precioso , me gusta mucho tu blog , te sigo (:
    http://lahistoriaquenotienefinal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. me lo he preguntado tantas veces...

    ResponderEliminar