Hay dos días en los que nunca pienso: ayer y mañana.

domingo, 30 de mayo de 2010