Hay dos días en los que nunca pienso: ayer y mañana.

martes, 12 de marzo de 2013

Ha llegado el día, tic, tac, tic, tac...


No sé ni por dónde empezar. Eres demasiado listo y supongo que ésa es una de las razones por las que gustas cada día más. No han pasado ni 6 horas desde nuestro último encuentro y ya te echo de menos. No dudes, pienso en ti. Aunque a veces esté de viaje y me quiera escapar, no es real. Me gusta estar a tu lado, que me hagas reír, que me acaricies aunque me queje y sentir tu sonrisa a pocos milímetros de mí, de mi cara, de mis labios.

Me llevo una foto que me de calor cuando la mire, que me encienda, que me apague al no verla. Una foto que cuando la mires veas mis ojos brillar pero no de tristeza, sino de felicidad.

1 comentario:

  1. Els ulls se't il·luminen com les nits de París...

    ResponderEliminar